Terapias ecuestres

Imagen caballo perfil

MONTAR A CABALLO EQUIVALE A CAMINAR SENTADO

La Intervención Asistida con Caballos (IAC) es un tratamiento terapéutico complementario capaz de conseguir nuevos estímulos adicionales a los logrados con tratamientos tradicionales. Un caballo al paso transmite al jinete entre 90-110 impulsos por minuto en una serie de oscilaciones tridimensionales como son avance y retroceso, elevación y descenso, desplazamiento y rotación. Además, estos animales transmiten calor y un patrón de locomoción similar a la marcha humana en bipedestacion. Sin duda, la IAC aprovecha las cualidades del equino como elemento rehabilitador para la mejora de la calidad de vida de las personas con discapacidad.

El paseo a caballo provee una entrada sensorial a través del movimiento variable, rítmico y repetitivo. La respuesta del movimiento resultante en el paciente es semejante a los movimientos humanos de la pelvis cuando se anda. La variabilidad de la marcha del caballo posibilita, terapéuticamente, el grado de sensaciones que recibe el paciente, que responde, de manera entusiasta, a esta experiencia de aprendizaje divertida y muy motivadora en un medio natural.

Desde la Fundación MHG consideramos imprescindible, a la hora de iniciar un programa de trabajo, contar con el diagnóstico previo del paciente y una autorización de un facultativo médico que informe de que no existe contraindicación para el desarrollo de estas terapias. Evaluada su situación, se planifica un esquema de trabajo que permita la consecución de unos buenos resultados, definiendo la estrategia terapéutica más adecuada y organizando las sesiones (ejercicios, actividades, juegos…) y los materiales que se van a utilizar en función de los objetivos planteados.

Es conveniente establecer unos objetivos y hacer un seguimiento registrado de la evolución del programa diseñado, manteniendo una comunicación fluida tanto con los familiares directos como con otros profesionales que trabajen con el individuo de manera que exista unidad de criterio en los tratamientos recibidos. Para la Fundación MHG, esta forma de trabajar es un valor añadido que está proporcionando información detallada del usuario en distintos ámbitos y que puede ayudar a una mejor consecución de los objetivos planteados.

Las terapias ecuestres son un proceso formativo, integral, flexible y dinámico que corresponde a diversas actividades pedagógicas y rehabilitadoras, que exige una aplicación personalizada y que pretende la total integración social de la persona, superando sus diferencias e inadaptaciones y procurando el máximo desarrollo y autonomía personal.

La duración de las sesiones es muy variable dependiendo de la patología de cada paciente, si bien generalmente son 40 minutos por sesión. La estructura de la sesión puede verse alterada teniendo en cuenta que hay muchos factores tanto externos (climatología) como internos (estado actual del paciente, nueva medicación, fatiga) que, de forma inevitable, pueden exigir cambios puntuales. Lo que parece determinante es que, para que existan beneficios, debe plantearse un programa terapéutico a largo plazo.

Antes de montar a caballo, el paciente realizará una sesión de calentamiento, para preparar los músculos y articulaciones. Después de la sesión, puede premiarse al paciente con un paseo a caballo que relaje y desconecte del esfuerzo físico o psicológico realizado.

El proyecto de la Fundación MHG incluye en la sesión no sólo el ejercicio a lomos del caballo, sino que se suman talleres de actividades educativas complementarias relacionadas con el animal y la naturaleza y que pueden suponer un esfuerzo físico (limpieza de caballo, paseo al campo para observar determinados cambios) y psicológico (atención al comportamiento del caballo, relación con el entorno, memorización de conceptos, etc.).

La Fundación MHG sigue la pauta marcada en 1988 con motivo del Congreso Internacional de la Federación Internacional de Equitación para Personas con Discapacidad (Federation of Riding for Disable International, FRDI). En base a esto, las terapias ecuestres se estructuran de la siguiente manera:

HIPOTERAPIA. Atiende las disfunciones neurológicas y/o mOLYMPUS DIGITAL CAMERAotoras ya sean de nacimiento, de desarrollo o traumáticas (quizá sea esta área la más desarrollada desde el punto de vista de la investigación y las prácticas terapéuticas). Físicamente, la hipoterapia puede mejorar el equilibrio y la movilidad, y también puede influir positivamente en las funciones de comunicación y de comportamiento. Como características fundamentales de esta terapia destacan:

– Montar a caballo equivale a andar sentado, mejorando la lateralidad y el esquema corporal.

– El caballo el actúa sobre el jinete, en concreto sobre cadera, pelvis, raquis, cintura escapular y tórax.

– Indicada, principalmente, para trastornos musculo-esqueléticos y del sistema nervioso central y periférico.

– La marcha transmite de 90 a 110 impulsos rítmicos por minuto y genera fuerzas opuestas (centrífuga, centrípeta, avance, retroceso elevación y descenso).

– Conjugación de tres fundamentos físicos: calor, masa y movimiento.

EQUITACIÓN TERAPÉUTICA Y VOLTEO TERAPÉUTICO. Son ejercicios que exigen coordinación, equilibrio y concentración. Están dirigidos, fundamentalmente, a la aportación de beneficios psicoterapéuticos a personas con distintas problemáticas tales como autismo, trastornos conductuales, trastornos emocionales, etc. Sus principales características son:OLYMPUS DIGITAL CAMERA

– Autonomía del jinete para llevar el caballo.

– Planteamiento psicológico y social al tratarse de una terapia en la que el paciente interactúa con el caballo y el entorno.

– Posibilidad de trabajar la conducta anticipatoria, las relaciones sociales, las pautas de conducta, la afectividad, etc.

EQUITACIÓN ADAPTADA. Está dirigida a personas que practican la equitación de forma lúdica o deportiva y que, por su discapacidad, precisan adaptaciones para el correcto desarrollo de la actividad. Las personas, que desarrollan esta disciplina tienen una gran autonomía y habitualmente comparten dicha actividad con otras que no precisan apoyos adicionales.